Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

Lo que los jefes no deberían exigir durante el aislamiento por el COVID-19 y algunas alternativas



El traslado de las actividades administrativas de plantas y oficinas a casa (de las compañías cuyas actividades son consideradas como no esenciales según el DOF), durante el periodo de aislamiento por el COVID-19, ha llevado a las empresas a retrasar sus planes, afectando a toda su cadena productiva.

Es por ello que se recomienda una mayor comprensión y flexibilidad por parte de los superiores respecto a los resultados a obtener por parte de sus subordinados o trabajadores durante este periodo. Respecto a las tareas más comunes y que no deberían exigir los jefes durante el aislamiento se recomienda:

  • No exigir las mismas actividades desarrolladas antes de la pandemia. Debido a que los clientes y proveedores han retrasado sus planes, esto remueve todo el ritmo de trabajo y por ende no es posible cumplir con los mismos indicadores claves de rendimiento (KPI´s).
    Por ejemplo, si antes se solía obtener de 15 a 20 llamadas efectivas al día, es poco probable que durante este periodo se puedan alcanzar las mismas llamadas de forma exitosa, puesto que no se está llamando directamente a las oficinas y no todos cuentan con números personales de los posibles prospectos a contactar.
  • Por ello, no deberían exigir el cumplimiento al 100% de las metas establecidas para este año, en especial aquellas que han sido calculadas para este trimestre, puesto que, si las empresas han retrasado su producción, por lógica también se ven obligadas a retrasar sus pedidos o compras acordadas con sus proveedores.
  • No deberían exigir la misma jornada laboral fija en casa como la que suelen tener en la oficina. Debido a que el home office implica ciertas desventajas para aquellos que no están acostumbrados a hacerlo y que les ha sido una experiencia completamente nueva, toma tiempo acostumbrarse y aprender a administrarse en cuanto al tiempo y horario adecuado para llevarlo a cabo. Para ello es importante aprender a separar las labores del hogar con las de oficina y muchas veces implica trabajar en diferentes horas del día y más si tienen que compartir el equipo con su familia que también debe cumplir con sus estudios y trabajo debido a la situación y en algunos casos, cuidar de sus hijos más pequeños.
  • No deberían de exigir que su conexión a internet sea óptima a menos que la empresa provea una línea privada con el proveedor que cumpla sus requerimientos, de forma independiente a la conexión personal del hogar del empleado.
  • Así mismo, no deberían exigir que su equipo de cómputo y material necesario para llevar a cabo sus actividades se encuentren en las mejores condiciones y que los trabajos sean realizados en el mismo tiempo que se lleva elaborarlos en los equipos de la oficina, a menos que la empresa provea lo necesario para su puesta en marcha.

 

Alternativas para sobrevivir ante el aislamiento por la contingencia

Los cambios generan incertidumbre y cierta desesperación, por ello se recomienda a los superiores quienes son los pilares clave más fuertes de la organización, mantener la calma y desarrollar alternativas para que la empresa pueda sobrevivir a esta situación externa.

Lo adecuado sería evaluar y replantear todo el plan que ya se tenía para lograr las metas. Debido a que es imposible continuar con las mismas actividades y el mismo ritmo de trabajo, algunas recomendaciones o alternativas que se pueden hacer para aprovechar el tiempo y seguir avanzando son las siguientes:

  • Realizar un FODA junto con los gerentes de los departamentos para replantear los objetivos y las estrategias.
  • Bajar o ajustar el pronóstico o valor porcentual de rendimiento adecuado durante este periodo o hacer un pequeño cambio temporal en las actividades que no puedan cumplir fácilmente con la meta indicada y enfocar a los empleados a desarrollar planes de mejora en sus áreas, para recuperar en la medida posible el cumplimiento de las metas al regreso de la reincorporación productiva en plantas y oficinas.
  • Permitir la flexibilidad de horario mientras se haga home office y se evalúe con base en reportes o resultados ajustados al periodo.
  • Renegociar con clientes y proveedores todo lo cotizado estableciendo fechas de cierre y entrega reales o tentativas, para reajustar y proyectar las ventas para este y el próximo año.
  • Elaborar campañas de motivación y apoyo emocional para disminuir el estrés y la incertidumbre que esta pandemia está ocasionando.
  • Ser lo más honesto posible con el personal y comprender que ocultar la situación real de la empresa solo puede generar más incertidumbre. La honestidad permite la comprensión del personal y su cooperación efectiva en las posibles soluciones y aumenta su lealtad hacia la compañía.
  • Nunca olvidar que el capital humano es el activo más valioso de la empresa y mantenerlo motivado permitirá un regreso productivo lleno de energía para alcanzar las metas y hacer crecer a la organización.

 

____________

*El contenido y opiniones expresadas en esta sección son responsabilidad de sus autores y son independientes de la postura y línea editorial de Industrial Click.

Fecha: 2020.05.05
Autor: Ivonne Estrada
Fuente: Industrial Click